¿Hacer trabajos gratis o por canje?

-Hoy toca hablar de dinero

*Cliente se aleja lentamente*

Hoy nos toca el tema que también te podría llegar a causar problemas en algún punto de tu carrera de fotógrafo: Cobrar. La decisión de un valor o un trabajo realizado por canje. ¿Cuándo hacer un trabajo gratis?.

Quédate y hablemos de éste tema. Te animo a que también comentes tu experiencia y así poder darte concejos entre todos quienes se unan a ésta comunidad en un futuro.

Todo mundo cree que los fotógrafos ganan mucho dinero… Y es la realidad de muchos cuando alcanzan un buen nivel y son contratados por grandes agencias de modelaje o sus fotografías son compradas por revistas con gran reconocimiento. Pero no todo es así. Para los novatos como tu o como yo, la realidad es muy diferente.

 

Lenny fotógrafo

Todos los que iniciamos en esto afrontamos el gran costo de los aparatos de fotografías, desde la cámara, las tarjetas de memoria, los lentes, el flash, los filtros, las licencias para los programas de post-procesado de imágenes, etc. Todo en este rubro es un gasto significativo, incluso la locomoción para trasladar el equipo y acercarse a una locación hay que contemplarla. Así que hacer un trabajo «gratis» nunca es bienvenido… Excepto si eres novato; Obviamente ésto de ser novato no te obliga a no tener que cobrar, pues, si tu equipo y tu tiempo están siendo ocupados lo más sensato sería cobrar por ello, pero es en el inicio de ésta «carrera» donde tenemos que aprovechar de adquirir experiencia y muchas veces el hacer un par de sesiones gratis nos acerca a la realidad que se vive cuando haces de éste arte un oficio y nos deja también la experiencia que nos servirá en otros trabajos que realicemos.

 

Pero… ¿Qué sesiones podrías hacer gratis?

Al menos alguna vez en tu vida tienes que experimentar los «retratos»; Casi siempre existe esa amiga/amigo que le encanta sacarse fotos y que aspira a tener fotos bonitas para lucir en redes sociales como cual famoso… Ese es nuestro primer «trabajo» que haremos gratis en nuestra vida, del cual aprenderemos la importancia de las distancias focales y cuál de ésta nos acomodan más, qué lente podríamos necesitar comprar, qué necesitamos mejorar en aspectos de conocimientos, qué nos faltó llevar en cuanto a equipo, cómo se comporta la luz durante la hora de la sesión. Todo lo que podamos aprender debe ser guardado en nuestra mente para futuras mejoras en nuestra calidad de trabajo. Nuestra principal misión en ésto no es solo apretar el gatillo de la cámara, sino poder dominar los tantos aspectos a tomar en cuenta al hacer una foto: composición, tiempo de obturación, balance de blancos, profundidad de campo, distancia focal, exposición, etc.
Así que, si tienes esa amiga o amigo, lo ideal sería regalarle una sesión para ponerte a prueba y medir tus conocimientos y adquirir la valiosa Experiencia.

Otro trabajo gratis que harás en tus inicios y que te acercará a la fotografía social-eventos es en un cumpleaños de tu primos/sobrinos pequeños; Sí… NIÑOS, el terror de tus aparatos delicados que tanto cuidas y mantienes libres de polvo y del riesgo inminente de criaturas que corren a tu alrededor como si no hubiese más espacio dónde jugar… Eso mismo será tu primer «evento». De allí aprenderás el uso de los gran angulares: hacer caber en una sola foto a la familia entera, decenas de tíos, primos, parientes que jamás has visto, es uno de los cuantos retos. También aprenderás a captar el «momento exacto», cosa muy compleja para algunos fotógrafos amateurs: Esto no se trata de poner la cámara en modo ráfaga y luego escoger la foto que mejor salga, sino que trata de apuntar desde el angulo indicado y fotografiar el momento exacto en donde algo interesante suceda: El niño soplando la torta, el momento de romper la piñata, todos saltando por alcanzar un dulce, el momento en que se sirve la torta… Pon atención a cada instante que tu mismo recuerdes de tus cumpleaños e intenta averiguar por qué son tan importantes como para aún existir en tu mente y trata de replicarlos.

 

Pero hablemos también del «canje», situación que se da mucho cuando alcanzas un nivel notoriamente aceptable de calidad… allí es donde más cuidado debes tener.

El canje es uno de los sistemas más utilizados por empresas de modelaje y por editoriales como así también por marcas importantes; todo se basa en un «tu me haces las fotos y yo te doy algo a cambio que no sea dinero»… Muchas veces se ofrece publicidad, productos o «más trabajo en un futuro»; pero no te fíes de nada si la empresa con la que estás tratando no tiene un prestigio o reconocimiento alto. No quiero decir que todas las pequeñas empresas sean deshonestas, pero se da muchos casos en que luego de entregar tu trabajo no vuelves a saber de ellos.El primero error que se comente es no pactar un contrato, un documento legal en el que la empresa se comprometa a no dar uso de tu trabajo sin haber realizado un pago por ello.

 

En mi búsqueda por aprender, también me topé con videos en YouTube en que fotógrafos, ahora reconocidos, fueron timados por empresas que les prometieron publicada o trabajos en el futuro y que luego no volvieron a contactarlos. Así que trata siempre de averiguar un poco más para saber con qué tipo de compañía estas tratando… y eso de «tendrás más trabajo con nosotros en un futuro», pues, no te lo creas ni te hagas ilusiones.

 

 

¿Y en cuanto a precios?…

¿Cuánto cobrar?. Ésto es un misterio que tu mismo debes resolver en gran medida. No existe una tabla de precios general, pero sí puedo decirte en qué debes basar tus valores.
En cada trabajo que realices debes tomar en cuenta el equipo que utilizarás: el o los lentes que requieras, cantidad de flash que vayas a utilizar con sus respectivos accesorios para guiar o suavizar la luz, si debes movilizarte más lejos de lo que acostumbras debes, de alguna forma, hacer calzar los precios para recuperar la inversión de combustible o locomoción en la que te trasladarás, Si necesitas de un ayudante debes tomar en cuenta la ganancia final descontando el pago de impuestos que te tocará pagar si realizas una boleta/factura, y  ésta ganancia debe ser favorable para ti luego de pagar al ayudante porque además debes sumar un valor agregado para que todo no sea recuperar inversiones… No suena fácil y es un poco enredado, pero déjame explicarte un poco más el cómo partir.

Hay personas que cobran por hora trabajada y me parece que es lo más razonable, pues hay quienes cobran por cantidad de fotos y al menos en una sesión no puedes controlar que todas las fotos salgan bien a la primera, por lo cual sacarás más fotos de las estimadas y a fin de cuentas algo no te cuadrará. Por eso es mejor cobrar por hora, a mi parecer. Yo al menos siempre trato de considerar 2 horas de sesión como máximo, dos horas en que debería al menos ganar lo equivalente a 1 día entero de trabajo en base al sueldo mínimo estipulado en tu país, por consiguiente, para que sea rentable, debes agregar un valor moderado diferente a lo que por lógica deberías recuperar ese día; Me explico: no consideres ganancia el monto estimado por las 2 horas de trabajo, ni tampoco consideres ganancia el recuperar la inversión por transportarte; deberías agregar un valor al presupuesto que sea moderado (dependiendo de la entidad que te solicita el servicio) que te permita al menos conservar una ganancia que puedas considerar ahorro y dicho ahorro guárdalo para invertir en más equipo a futuro. Todo debe partir de esa base: pagas tu horas trabajadas, pagas las horas trabajadas de tu/tus ayudante, y además le sumas un valor que te ayude a conservar ahorros para compra/reparación de equipo que razonablemente puedas decirte algo así como «con el valor extra cobrado en un aproximado de 10 sesiones simples, podré comprar al menos un nuevo trípode o un flash o un par de filtros o pagaré la suscripción al programa de edición». Basa tus cálculos en metas realistas.

Mi humilde concejo es que tengas en consideración la diferencia entre realizar fotos para una persona normal, a realizar una sesión para una empresa/corporación. Debes ser prudente en tus precios, pues siempre es mucho más probable que recuperes la inversión en equipo gracias a personas naturales que lo que ganarás haciendo trabajos en empresas que realmente no se dedicarán a pasar la voz de quién fue el fotógrafo que les realizó el anuario corporativo y podrías tardar un tiempo en tener un nuevo cliente «grande» como este último. Por eso, aconsejo cuidar a los pequeños clientes y aprovechar las oportunidades más grandes con mucha cautela. No quiero tampoco decir que abuses y cobres extremadamente más caro a las empresas grandes como lo sería una asociación de abogados o una empresa de eventos de boda o tal vez una agencia de modelos donde todo el equipo fotográfico lo debes colocar tu, pero si con éstas entidades estas realizando un trabajo que requiere mucha más precisión y preparación de equipo que una simple sesión a luz del día en los paisajes de la ciudad, obviamente su costo debe ser acorde al servicio que te solicitan. Mientras más delicado deba ser el trabajo que te piden, como lo es una boda en que debes estar atento a los momentos importantes de la ceremonia porque no los puedes repetir como en una sesión de fotos a un modelo, el valor agregado que sobresale del costo que tendrás en ayudante, en pagarte a ti, en trasladarte y quizá cobrar una fracción del valor de la licencia del programa de edición, ese valor extra debe ser una suma respetuosa que también se vea reflejada en la calidad del trabajo que estarás entregando: No puedes sumar $1000 dólares en el presupuesto porque es lo que necesitas para comprar una nueva cámara y quizá no tengas más clientes como éste un mucho tiempo así que quieres aprovecharte de la situación o porque eso es lo que perderías si en dicha sesión tu equipo se estropea; debes ser sensato, analizar bien en base a todo lo que te he comentado en este artículo. «Tirar» precios a lo loco solo hará que asustes a tus clientes. Comienza despacio, en un inicio, todo negocio es solo invertir y la recuperación de la inversión llega más tarde… todo depende también del empeño que tu le coloques.

 

Como oí una vez decir, la fotografía es «50% talento pero el 50% restante es esfuerzo», y para tener ganancias debes ser astuto, gana experiencia y obtendrás talento, esfuérzate para que tu talento sea reconocido.

Espero que ésto les ayude a colegas en desarrollo a cuidar su trabajo, a conocer un poco más y tener al menos la idea de cómo comenzar a trabajar este mercado.

 

¡Les deseo la mejor de las fotos!

Atte. Amalec Adrove Mejías.-

Deja un comentario